Para que comprendas un poco mejor por qué teníamos ese sueño por separado, déjanos hablarte de nosotros con un poco más de detalle:

David: una vida real, sin aditivos

No creo en el concepto «eco» realmente, porque es lo que he mamado durante toda mi infancia. He crecido cogiendo frutos del huerto de mis padres, arando campos en el tractor con mi difunto abuelo y jugando en dos pueblecitos de Córdoba sin más compañía que la naturaleza. En el colegio me educaron de forma abierta y libre. Lo slow y eco, por tanto, para mí, es lo normal.

Supe desde muy joven que sería guía y así fue: me saqué los títulos de Magisterio de Educación Física, Licenciatura de Ciencias del Deporte y de la Actividad Física, posgrado de Actividades en el medio natural, turismo activo y pedagogía de la aventura, Grado medio de Técnico deportivo de Montaña Nivel 1 y Técnico de Barranquismo Nivel 2, además de otros cursos que no voy a poner porque no quiero hacerlo largo.

He vivido en varios países, he aprendido idiomas y me he sentido parte activa de muchas culturas y medios naturales. Así es como llegué a Brasil.

Fernanda: siempre en movimiento

Dicen que empecé a bailar ya en la barriga de mi madre. De niña, como contaba, me creía un hada con cierto imán para las mariposas. Crecí en una casita en Río de Janeiro con muchos animales mientras viajaba por toda la geografía brasileña. Aprendí a apreciar las vistas, el agua, los paisajes, los animales, la selva, las flores, la mezcla cultural y la libertad.

En Río me convertí en Técnico de publicidad y marketing, aprendí fotografía de forma profesional y realicé un curso de supervivencia en la selva antes de entrar en la universidad para estudiar Trabajo Social. Después seguí formándome como instructora de Paddlesurf, Técnica Deportista de Montaña (TD1) y Monitora de tiempo libre.

Desde niña supe que viviría una vida muy vinculada a las personas y a la naturaleza y no he parado hasta conseguirlo en compañía de David, mi compañero de aventuras.

¿Quién está detrás de Local Experiences?

Mariposas, Bahia, vidas reales, un flechazo en el Vale da Lua…

¿Cómo no íbamos a terminar así?

2014.

Me cojo un avión y me planto en Brasil, con una mochila muy ligera de peso pero llena de ilusión y ganas de comerme el mundo, empezando por Bahía.

Descubro que hay un festival de culturas con música en la selva y digo «Oye, pues a ver si llego».

Levanto el pulgar y el primer coche que pasa, para y me recoge. Le pido que me lleve al festival y en unas horitas me planto allí, con la mochila igual de ligera y llena al mismo tiempo.

Siempre he sido una persona muy curiosa; no sé. Soy muy de fijarme en todo lo que me rodea.

Colores.

Expresiones faciales.

Gestos.

Fijarme en los pequeños detalles que de normal pasan desapercibidos es lo que ocupa mi mente en cada momento.
Cuando llegué al festival me dirigí a un río rodeado de árboles y cascadas. Se llamaba Vale da Lua, y allí me encontré a una persona haciendo fotos con una cámara analógica.

Los ojos con los que me miró por primera vez hablaban. Se comunicaban, me dijeron algo… Pero es hora de pasarle el testigo a ella.

Siempre me han gustado las mariposas; en la montaña donde vivía de pequeña había tantas que hasta me creía un hada mágica.

Se posaban sobre mí, varias a la vez, mientras contemplaba escarpadas laderas llenas de vegetación exuberante, árboles endémicos y paisajes teñidos de verde.

Mi camino en la vida me llevó a un festival en el corazón de Brasil.

Iba con mis amigos y me propuse fotografiar con mi cámara todo aquello que llamara mi atención.

La zona, con un gran interés geológico, era una gran motivación.

Las formas esculpidas por el agua eran sencillamente espectaculares y no iban a escapar al alcance de mi objetivo… hasta que levanté la vista y vi, por primera vez al que se acabaría convirtiendo en mi compañero de aventuras en esta vida.

Así comienza nuestra historia. La historia de una pareja que se complementa a la perfección. El mochilero con ganas de comerse el mundo, David, de Sevilla. El hada mágica que fotografiaba la naturaleza, Fernanda, de Río de Janeiro.

Juntos somos Local Experiences.

Salimos en la TV

Mira el reportaje que nos hicieron en Canal Sur.

En Local Experiences promovemos aquello en lo que creemos

Que es a su vez lo que más nos gusta hacer.

Nos gusta la gente, el deporte, la naturaleza, sentirnos locales, enseñar, disfrutar, ver ilusión en los demás y la naturalidad en todas sus formas.

Y por eso tenemos el ecoturismo como esencia. Compruébalo con aquello que te ofrecemos:

Experiencias de aventura

Una docena de actividades en enclaves naturales para el recuerdo, casi siempre en la provincia de Málaga. Vías ferratas, barranquismo, senderismo, kayak, escalada… Experiencias sostenibles, con mucho trato humano y diseñadas con mimo.

Blog

La provincia de Málaga tiene tanto, tantísimo para ofrecerte si quieres conocerla a fondo, que hemos creado un blog para que sepas por dónde empezar. Hablamos de planes, cosas relacionadas con nuestras actividades y la geografía local.

Bueno, pero ¿qué pasó tras ese primer encuentro?

El final ya lo sabes: montamos Local Experiences y ahora vivimos haciendo lo que más nos gusta, además de estar enamorados.

Pero no fue fácil, no.

Entre aquella primera mirada y el día que Local Experiences vio la luz pasaron muuuuuchas cosas.

Estuvimos de viaje por Sudamérica y África. Recorrimos cientos de senderos, escalamos decenas de montañas y navegamos por numerosos ríos mientras nos conocíamos a fondo el uno al otro.

Cuando me tocó volver a España por motivos laborales, le dije a Fernanda que se viniera a conocer mi vida y a los pocos días ya estaba a bordo de un avión.

Recuerdo que la primera vez que volé a España me sorprendió.

Por la alegría de su gente, la bella naturaleza, los contrastes, la gastronomía, las costumbres y el mar de posibilidades que ofrecía a una persona como yo.

Animé a David a que dejara su trabajo para que nos montáramos una empresa e hiciéramos realidad un sueño que llevaba fraguándose años en nuestras mentes por separado: poder dedicarnos a realizar actividades de aventura sostenibles por el planeta, conociendo gente, pasándolo bien y haciendo del mundo un lugar mejor.

Tuvimos que derribar muchas barreras mentales para lanzarnos a la piscina, pero lo hicimos.

Porque solo se vive una vez, ¿no?

¿Nos comprendes ahora? Si tu respuesta es sí, déjanos decirte algo.

Es tu turno: te toca elegir experiencia

Son para ti si te gusta la aventura, si quieres conocer Málaga y su geografía de una forma distinta, si no puedes vivir sin divertirte, si cuidas del planeta tanto como nosotros, si no te gusta el turismo masificado, si quieres superarte, si no concibes la vida sin otras personas y si te ves identificado con nuestra forma de hacer las cosas.

Haremos que lo que te espera merezca bien la pena, escojas la actividad que escojas: